Dirección de Comunicación Institucional

Consideran importante conservar la Constancia Mexicana

 Miércoles 16 de Febrero de 2011

La Constancia Mexicana no es sólo una ex fábrica de hilados y tejidos, sino que además representa la cuna de la industrialización latinoamericana, el pivote de la industria textil, la generación de una cultura laboral y el desarrollo económico de Puebla en el siglo XIX.

Al pasar de los años la factoría y su entorno se convirtieron en un centro poblacional, económico y político de gran importancia que actualmente alberga a 16 colonias con miles de habitantes, muchos de ellos descendientes de trabajadores de La Constancia Mexicana, expuso la doctora María Teresa Ventura Rodríguez.

En conferencia de prensa la investigadora del Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades “Alfonso Vélez Pliego” de la BUAP, junto con miembros del Frente Pro Constancia, consideraron que ante la trascendencia que tiene este inmueble es importante que la ciudadanía conozca el proyecto de restauración que se tiene para el inmueble.

Propusieron que se declare la Constancia Mexicana de utilidad pública, y su uso beneficie no sólo a los cientos de familias que viven en la zona, sino también a toda la comunidad poblana, “para lo cual se debe conservar y dignificar el espacio, adicionar un museo in situ con la maquinaria existente en la fábrica y colocar la estatua de Esteban de Antuñano en sus jardines, como un homenaje a su fundador”.

El Frente Pro Constancia, que conforman académicos, asociaciones civiles y vecinos de la ex fábrica, afirmaron que este inmueble debe conservarse no sólo como un edificio, “sino como un monumento que identifique a los habitantes de las colonias aledañas y servir para su recreación”, señaló Máximo Sánchez Aranda, especialista en restauración del patrimonio edificado.

El presidente del Comité Mexicano para la Conservación del Patrimonio Industrial A. C., Jorge Ramón Gómez Pérez, comentó que la sociedad civil y las autoridades deben ir de la mano en el rescate de La Constancia Mexicana, considerada un “importante monumento histórico de la nación”.

Según un informe que presentó la doctora en Historia María Teresa Ventura Rodríguez, La Constancia Mexicana fue la primera fábrica textil en el país que utilizó energía hidráulica, que era proporcionada por el río Atoyac, con la cual movían su maquinaria.

Fue fundada por Esteban de Antuñano y Gumersindo Saviñón e inició sus operaciones en 1835; su producción inicial se dedicó al hilo de algodón y más tarde al tejido de telas.

En 1972 el último propietario de la fábrica Miguel Barbaroux, la cedió a los trabajadores como finiquito de sus deudas, y cuatro años después, éstos decidieron formar una Sociedad Cooperativa de Producción que mantuvieron activa durante 19 años.

Finalmente el 11 de septiembre de 1991 terminaron las actividades productivas de La Constancia Mexicana y en el mismo mes del año 2001, el gobierno del estado expropió el inmueble.

Gracias a este conjunto arquitectónico el avance económico de la entidad se vio reflejado en la conformación de importantes corredores industriales, uno de ellos a lo largo del río Atoyac. “Por lo que para nosotros este símbolo tiene una importancia medular como patrimonio arquitectónico y herencia cultural”, concluyó la investigadora.

Benemérita Universidad Autónoma de Puebla
4 sur 104, Centro Histórico C.P. 72000 Teléfono +52(222) 2295500
Dirección de Comunicación Institucional
4 sur 303 Centro Histórico C.P. 72000
Teléfono +52(222) 2295500 ext. 5270 y 5281